miércoles, 30 de junio de 2010

DE TAL PALO TAL ASTILLA


Llegué al parque dispuesto a disfrutar de un domingo de sol y primaveral. Muchísimas personas estaban haciendo lo mismo. Algunos leían, había parejas que se besaban, gente que comía; cada uno la pasaba bien a su manera.
En eso, de un auto de lujo baja un señor y su pequeño hijo. El chiquitín poco a poco comenzó a alterar la paz de quienes habían elegido ese lugar del parque para pasar el domingo. Primero con una pelota de fútbol que pateaba para cualquier lado, pero en cualquier lado había gente.
Cuando se canso de la pelota tomó una bicicleta y comenzó a circular a centímetros de las personas hasta que sucedió lo inevitable: se llevo por delante un señor mayor que por suerte pudo apoyar los brazos en el suelo antes de caer sin sufrir ninguna lastimadura. Se cansó de la bicicleta y agarró una potente corneta que se divertía haciéndola sonar a las espaldas y cerca de los oídos de los distraídos transeúntes del lugar.
El padre ?. Nada, solo fumaba y miraba las señoritas de buenas curvas que andaban por el parque. En una hora y media desde que habían llegado solo dos veces le habló al chico. Y las dos veces para decirle -en un tono que no podía asustar absolutamente a nadie-:
- Bauti (por Bautista), portate bien por favor.
El chico seguía haciendo de las suyas a tal punto que el y su progenitor estaban quedando solos porque muchos optaron por alejarse o directamente irse, cuando observo acercarse a dos jóvenes promotoras. Estaban promocionando una nueva golosina, y la promoción consistía en reunir a los niños que estaban en el parque y arrojarles pequeñas pelotas de fútbol al aire para que se las disputasen entre ellos como un juego. El que tomaba una, en la próxima lanzada al aire no podia participar de forma que todos los chicos podrían llevarse su balón.
Lanzan la primer pelota al aire y, no pudiendo salir de mi asombro, veo que quien está peleando como un chico mas es el padre del Bauti. Y no como un juego, sino empujando y valiéndose de su cuerpo de hombre para quedarse con el "trofeo". A tal punto que hace llorar por lo menos a 4 criaturas. Y no contento con ello, se trenza en una discusion con las promotoras aduciendo que es injusto que no pueda participar en el juego mas de una vez.
Ahí comprendí que nada es casual, y que de un padre pelotudo casi con certeza nace un chico pelotudo. O como dice el dicho popular: de tal palo tal astilla. Pobre Bauti.



8 comentarios:

  1. bueno, siempre pasa, paciencia y a buscar otro lugar, te mando saludos, muy buena tu pagina, ok, adios

    ResponderEliminar
  2. estupidos,idiotas,putos no dice el refran ni la moraleja y como voy hacer mi puta tarea idiotas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te sirve para que lo viste y no es bueno decir ese tipo de groserías ��

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Porfis diganme cual es el suceso que se narrará de esta historia

    ResponderEliminar