miércoles, 5 de mayo de 2010

COLA DE AMOR

Aún tus recuerdos alegran mis mañanas,
tu perfume aun embriaga la habitación,
y aunque ya me encuentro peinando canas,
en mis oídos aun suena aquella canción.

Fue efímero el tiempo pero muy intenso,
quien puede decir que no fue amor ?.
No quiero olvidar, por eso te pienso
;
y cuando te sueño, amanezco en sudor.

Nos despedimos cerca del mar, silenciosamente;
solo como testigos el viento y la lúgubre farola
.
Intento, pero no puedo sacar de mi perturbada mente
el recuerdo glorioso, sublime, de tu tremebunda cola.

1 comentario:

  1. Olá;
    Muito rico o poema!
    Gosto do blog!
    Saudações do BRASIL!

    ResponderEliminar